top of page
Buscar
  • 13 Mirlos

"DESIERTO": POEMAS DE CARLOS COCIÑA

 



Comarcas


Una loca barre el desierto. Mide, camina, barre; traza el cielo oculto en piedras. Una bóveda en

tierra que sigue la que no se puede contener.

Antes de ver, mide y barra. Cada eslabón, irregular, contiene el imaginario de ojos antiguos, que

vieron más.

Nada parece seguro, aunque es claro el derrotero de estrellas, trazado con piedras en grandes

planicies perdidas en la vista.

Un día de trabajo es mínimo en el despeje de arena y polvo. Las imágenes mecánicas se pierden

con su material; energía en otra posición, tiempo en dimensiones intransferibles. Espacios

acumulados en caminos ocultos.

Límites que siempre se alejan, un montaje permanente en fuga. Nada ocurrirá nuevamente en los

extensos desiertos, abigarrados de cosas y momentos irremplazables. Desiertos que pasan,

caminos que siguen. Algo se hunde en la arena.

Lo que parece azar es cuando sus vínculos se desconocen. Cocer, barrer y narrar. No tiene sentido

buscar cómo se caminaba en el origen ese trazado. Sería una transcripción con la materialidad y la

soberbia del presente.

Aunque los asentamientos tienen figuras de color blanco, que se destacan sobre el aparejo gris del

resto de las paredes de los andenes, no aparecen en los ojos que no son capaces de imaginarlos.

Baile de electrones en los átomos, de núcleo grande, casi a la velocidad de la luz. El color que

vemos es extraño. Lo que parece desierto está en luminosidad. Terremotos desde los pies hasta la

incertidumbre.

Desiertos en horizontes. Un lago helado en la montaña. El árbol deshojado ante las montañas

nevadas. Los trazados en el suelo se escuchan en constelaciones distantes, nunca inmóviles.

Una organización de tonos, movimientos encausados en vertientes descubiertas en el aire.

Costumbres extraídas del entorno anterior.



La misma marca


Al deshacer la secuencia de nudos similares, se puede iniciar un ovillo, con múltiples bucles.

Hebras urdidas, hilvanes y ensambles. Armar los puntos base, más que nudo, tiene que ver con

entrelazar el inicio de una conversación. La elaboración de las ramas construye un espacio que se

expande, desplaza y atrapa aire en cada vuelta. Vertientes que emergen a borbotones hasta un

ariete de bambú, con un sonido de madera pulida. Cadenas que liberan formas, una cruz del sur

multiplicada en todos los puntos cardinales. Deshilvanar y reconstruir una extrema aparición de

luciérnagas. Allí no caben cabos sueltos ni cálculos confusos. Tapices que se deshacen, contornos

en movimiento.


Ráfagas de aire, corrientes intensas en leves espacios. Fibras sonoras de días por venir en una

celda. Vendavales de tonos que no responden a causa, un sombrero loco de otro mar por venir.

Una especia de balada del que nunca fue a esa ciudad donde yace. Sonidos de cámara en espacio

abierto. O una red sobre el agua, una brisa soñada. Desiertos licuados en seco; no existe soledad.



(Nushu)


Aves de fuego opaco, un trazo breve, silábico, en los márgenes de objetos cotidianos, lenguaje

secreto, sutilmente sonoro que desata vendavales imperceptibles a códigos dominantes. Agujas de

agua en telas de muchos hilos, que entregan su mutismo de llanos en llamas. Silencios fluyen

generaciones de noches a destellos. Esferas de presencia ingrávida, cuya raíz es aire en expansión.

Nudos tejidos en tramas volubles, humo exacto en evocaciones mínimas y notables. Desentraña

estados intermedios, los fija y responde. Trazos con la fuerza terrible de la levedad.

<El polvo de telas resquebrajadas señala lo que había en otro tiempo, un día antes del día. Antaño

se pulveriza al tiempo de cerrar cortinas, y se abre el aire. Lo que parece un signo gráfico en la

superficie, o calado en ella, una marca de escritura, puede ser una partícula recién posada, que

una brisa o impulso mínimo remueve. <La imagen no es el objeto o sentido que representa, en sí

es un objeto, un sentido que se representa así mismo, donde no hay retorno. <Sobre lo anterior es

posible un último estado.


 

Carlos Cociña (Concepción, 1950). Desde 1981 vivió en Santiago de Chile, y desde 2020 en Santa Fe, Región del Bio Bío. Trabaja en poesía, y en la edición de libros literarios y no literarios en diversos soportes. Desde la década de los 80 ha publicado cinco libros de poesía, e inició en 2003 una página web con textos para ese formato. Una antología: Poesía cero, 2017 - 2021 y dos libros compilatorios han sido elaborados con sus escritos. Ha efectuado talleres literarios sólo en la Cárcel Pública de Santiago, en Balmaceda Arte Joven y en Descentralización poética. Participa en el Foro de Escritores y trabaja con obras y presentaciones de La Orquesta de Poetas. Su primer libro, Aguas servidas, tiene cinco ediciones, una en México, y el último, La casa

devastada, tres, en España, Chile y México. Al libro compilatorio, El margen de la propia vida, compilación editada por Guido Arroyo, se le otorgó el premio Municipal la Literatura, poesía, en 2014, por la Municipalidad de Santiago. La casa devastada, obtuvo el Premio Mejor libro de Poesía 2017, del Círculo de Críticos de Arte de Chile. Las últimas publicaciones son Gardens/Jardines. Phoenix, AZ, Cardboard House Press (Fragmentos de Espacios de líquido en tierra) Plaquette bilingüe, traducido por Ian U Lockaby, 2021, y Derecho al olvido, (compilación de textos no poéticos e inéditos) edición, selección, intervención y organización de Octavio Gallardo.

Editorial Los Perros Románticos, 2021. En 2017, la Fundación Pablo Neruda le concedió el Reconocimiento a la trayectoria poética y compromiso con la poesía de Chile. A su trabajo se le caracteriza por la utilización de recursos, soportes y códigos no habituales en las obras consideradas literarias.




252 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page