top of page
Buscar
  • 13 Mirlos

DE "SOMBRA DE UN CLAVEL": ANA PARTAL


Fantasma


El Fantasma se dirige al mesón.

Lejano,

traspasa su cuerpo,

una y otra vez con su dedo.

Contempla los sueños de los comensales.

Allá uno solo, otros tres,

otras varias,

y una también.

Los gestos, de allá y acá,

se ven agitados en sus ojos.

En medio del salón,

oprime lo que le queda de alma,

y se marcha.

El fantasma, frente a los ojos de todos,

ve, oye,

con el mentón apoyado,

sobre el revés de su larga mano

caído los dedos y la mirada.

No puede palpar sus lágrimas,

ni gritar sus cristales palabras.

No habita la mansarda,

da flores a su cuerpo,

se escabulle en un eco

y duerme sobre su alma.

Silueta de traje gastado,

pasado sin nombre,

delgado pedazo de aire.

Transita, rehace la calle,

rota, sola, húmeda,

la calle ardiente y callada.

A horcajadas hurgó en sus huesos.

Con el aliento y sus sonidos fríos

en la tragedia del más inesperado día,

rozando las ventanas,

con sus mil lenguas y mil hazañas

sus ojos, sus palabras se quedaron

en el banco blanco de la casa.

La sonrisa,

desbaratando la caminata,

se pierde, y a lo lejos huele a madera quemada,

chasqueando a gritos las llamas.

Desciende en las noches,

¡aún se desplaza!



Palacio


Donde en la torre de la cruz

la campana,

no hay nada.

Perla, cráneo.

Acercas la voz.

Vigilas el agua.

Sorbo a sorbo.

Palacio Pensamiento.

No hay nada.



Rama


Con una ventana

se balancea una rama,

tallando al sol en un espacio de plegarias.

El sauce asomado,

en una aldea.

De esquina a esquina los esteros.

Al fondo la montaña.

Olor a leña y bestia,

lanzarse de miedo tras la huida de una rata,

entrar desde el sonido de madera,

a un sonido de tierra recién mojada.

Saltar con la mirada

sobre el pleno de una tarde



Umbral


Cae de las manos un territorio vacío.

Un vocabulario roto corre por la gran tarde sola.

El borde, el campo borde, tiempo borde,

de pupila adentro, de pupila afuera,

donde se unen las huellas y en trazos, el paralelo,

se acerca depurado frente a la silueta.

En el espacio, una estrella jazmín y toda la creación

[sujeta al párpado.

Una y otra vez noche umbral

y fisura.

Las horas son de uvas, de gotas,

en la eucalíptica manera de alejarnos cuando

la rama cruza y marca vientos

en la palabra amarilla de un escapulario.

Caen los sueños, tan altos de roca,

desde afuera, desde el vértice,

desde la pupila, desde la carcajada a medio canto,

donde suceden ecos

al atar de infinito al sol y la gracia.

Los siglos cuentan el ir y venir, concluyen,

vuelven, concluyen una y otra vez.

Gira el umbral de noches y madrugadas;

deja de oscilar de cuerpo abierto la estaca.

Desde el horizonte, el pulso incesante

abre a jirones la luz.



Campana


Al encuentro

de un misterio al horizonte.

En el último escondrijo

de un arco de calle

mostraba una iglesia,

un palacio de muñecas viejas,

de piernas quebradas,

de llanto celeste

en la madera.



Voz


Tiene voz de alondra,

la vida.

Caminaba dentro y fuera del contorno.

En la memoria imprecisa de un encuentro,

nunca hubo de permanecer

y en la cierta acabada luz

sabía.

Canto,

despacio canto

te alumbras como ciego cadalso,

vendrá la mano voz muerte.

Forma, nombra quieta,

y no deslumbres los ojos de la alondra

desde el viento arrojado en las esquinas.

Tiene voz de alondra decía,

desencadenando las huellas

en el intervalo de soy y existes,

caminando con desenfado

por la primera línea de los ojos

y la última alondra inadvertida

juicio,

veredicto,

clemencia, empuñando

el costado de una tumba.



 

Ana Partal (1960). Pertenece a al Sociedad De Escritores De Chile desde 1982. Vivió en Buenos Aires Argentina desarrollando actividades en la Comisión De Cultura Casa Chile. En 1990 vuelve y publica en Chile El libro Desaparecidos Monumentos única edición. En 1992 es parte del Congreso Internacional Chile Tiene La Palabra Presencia Femenina En La Literatura Nacional Consejo Nacional De La Cultura Y Las Artes. En 2018 es co- partícipe de Conferencia en C. Cultural España con José Maza. Premio Nacional de Ciencia. Poesía y Ciencia. 2019,” V Encuentro Internacional De Escritores En El Bío Bío” ,” 2021, V edición de la Fragancia de las Olivas”, (poesía por Palestina.) Su último libro editado en el año 2023 es Sombra de un clavel.























103 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Kommentarer


bottom of page