top of page
Buscar
  • 13 Mirlos

"DESCLASIFICADOS" POEMAS DE HORACIO ELOY

Actualizado: 17 mar



DIBUJA UN MAPA

 

Dibuja un mapa,

un mapa

carente de fronteras,

un mapa

sin paralelos,

sin meridianos,

traza sus coordenadas

con la belleza de la imperfección,

un mapa sin puntos cardinales,

solo estrellas y constelaciones,

solo la Cruz del Sur,

Dibuja un mapa

con valles sembrados

de manzanas y cannabis,

un mapa sin represas,

con floridos desiertos,

y bosques y ríos en medio

de ciudades esplendidas.

 

Dibuja un mapa

en tu mente,

desaparece en sus venas

hazte humo en sus noches

Dibuja un mapa

con siete hemisferios

y siete        polos,

y Amereida destellando.

 

Dibuja un mapa

con un Chile más gordito

con líneas férreas que lleguen a Katmandú,

a Praga, a Marruecos, a Transilvania, a Frisco,

cambia el Mapocho por el Ganges,

Calama por El Cuzco,

isla Dawson por Rapa Nui

y Santiago por Jerusalén.

o La Atlántida o San Petersburgo

otrora Leningrado.

 

 

PILA CEMENTERIO

 

Al cruzar el camposanto

extremaba su cautela

ese transitar de cuervo agazapado.

 

No llevaba música estridente

guitarreros y cantores no pintaban,

solo gnomos y lumperío oscuro

trepaba el desenfrenado recorrido.

 

En la Alameda anochecida

camuflada de blanca paloma

atropellaba niños,

ancianos,

lisiados

y jóvenes amantes.

 

La Pila Cementerio

apenas se esfumaba el día

vomitaba una retórica

de cruces y flores marchitas.

 

Fuego puro

al centro de la calle,

una necrópolis

con ruedas

dando vueltas

en la pálida

ciudad.

 

 

CARTAGENA COUVE

 

Adolfo Couve

el escritor realista

surge en la pantalla,

su rostro juvenil barbado,

seriamente señala:

“el hombre en la vida

aprende a hacer dos o tres

cosas bien “.

Adolfo Couve, el pintor escritor

se retira en silencio,

lo sigue Camondo,

también Alamiro

con un caballete

sobre sus hombros.

La imagen se desvanece

en el humo de

“Los desórdenes de Junio“.

Destellante

sobre la bruma

de Cartagena

vuelve a reaparecer

Adolfo Couve,

sonriendo

sobre la resaca

del oleaje,

el balneario

se oscurece

cuando la cuerda

deja de girar,

un estrépito

de oleo

cubre

la playa chica,

Adolfo Couve

reaparece

descolgado

del crepúsculo

junto a Marietta,

le señala al periodista:

“Si la poesía sería

el género superior.

Porque la poesía

se estrella contra la fama,

contra el dinero,

contra el éxito,

contra todo eso

se estrella “.

 

 

TRÁNSITOS


Fue beatnik

a la manera criolla

colérico le decían,

pera, bigotes

tambores y mantras

entre Valparaíso y Santiago,

motocicleta y casaca

de cuero negra.

 

Fue colérico

casi beatnik,

entre la cordillera y el mar,

bufanda negra, azul y roja

en cuadros enormes

descolgada hasta los tobillos Foto: Ximena Ossandón

y todo el rocanrol y el jazz

soplando desde el pentagrama.

 

Fue hippie criollo

frecuentaba el Shuda  Dharma Mandalan,

se fumó todo el cáñamo

del valle de Aconcagua,

escuchó a Víctor Jara con Los Blops,

desde El Forestal se sumergía

todas las noches

en La Casa de la Luna

en Villavicencio, la casa del poeta

Ludwig Zeller.

 

Fue metalero,

indigenista,

artista visual,

curador,

ambientalista.

 

tal como dijo el gran sabio

de la tribu,

una mezcla

de ángel y bestia.

 

 

CENSO

 

Es necesario conocer

cuantas son las palabras

todas las palabras, todas

así los libros

no discriminarán a ninguna

cuando asalten la realidad.

 

Es muy necesario

saber el ancho exacto

de las carcajadas,

la amplitud    

de los abrazos,

el gramaje

de los besos.

 

Es necesario

consignar con precisión

la extensión de los recuerdos,

el color de la memoria,

la tibieza de las imágenes.

 

Es necesario

recuperar las ausencias

y así sabremos

con cierta certeza

cuantas semillas

sembrar en el huerto.

 

 

CINE PRAT

 

Naufragó en el caos

del histórico barrio Franklin,

se fue de espaldas

sobre el lumperío criollo,

cayó en estado de shock,

el sobreviviente a la purga

de la jauría Hoyts.

En San Diego 2117

cerca del Liceo Barros Borgoño

cavó su trinchera,

A este asrham iluminado

llegaban los cíclopes del barrio,

apatotados  llegaban

con ese perfume de fritangas,

yuntas del cojo de turno,

del león de la Metro,

el olor de la noche

entraba por sus narices,

solo abandonaban las butacas

cuando las cenizas caían de sus ojos,

“Los largos días de odio “

“La marca de la horca “

quedaban adentro,

la ficción de aquellas calles

ponían todo en su lugar.

 

 

MUNDO MÁGICO

 

Un devastado mundo

colgando del sol

de aquel Santiago Poniente,

Mundo Mágico

se desintegró,

le cayó la lluvia ácida

del Mercado,

el osito Willy depresivo

se lanzó a las líneas del tren

que recorría

aquel Chile liliputiense.

tercermundista.

Mundo Mágico

quedó atrapado

en una dimensión

desconocida y fantasmal,

un lumpesco relato

sin editar,

una escritura

intoxicada

de erratas,

Mundo Mágico

no era Chile

pero tenía cierta

semejanza.

 

 

MIGRANTES

 

Cruzaron aquellos bosques

donde el sendero y la voz de los pájaros

entraron por sus ojos y narices,

y los árboles silenciosos

transformados en libros

narraron su transitar

por esos caminos

tutelados por los dioses,

extraviados en visiones

y paisajes soñados

para ser mapas

o ciudades olvidadas

en la neblina de tantos pasos

y esas coreografías en llamas

al centro de aquellos bosques

que algunas veces

fueron un hogar,

con banquetes y danzas interminables

donde el vino

y los cuerpos

rodaban por la amnésica

memoria de la tierra,

para volver al camino,

la ruta zigzagueante,

con las liras alzadas

indagando

los signos, las marcas

que señalaran

la eterna posibilidad

del retorno.

 

Horacio Eloy (Santiago, 1955). Poeta, cuentista, gestor cultural y profesor. Es autor de los siguientes libros: Tres poetas (1985), Paisajes de milagros (1990), El cielo a pedazos (1995), Rituálica de despedida (2001), Plazas parques puentes (2008), Ultima función (2012), Su obra ha sido reconocida por el Área de Literatura del Fondo de Desarrollo de la Cultura y las Artes (1996) y por las Becas de Creación Literaria para escritores profesionales del Consejo Nacional del Libro y de la Lectura (1998, 2005). Colaborador diversos medios periodísticos y culturales como el suplemento Literatura y Libros del diario La Época, Pluma y Pincel, El Siglo, etc. Su última obra el libro de investigación y crónica: Revistas y publicaciones literarias en dictadura (1973-1990), recientemente reeditado.

 

136 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page