Buscar
  • 13 Mirlos

ENTREVISTA A TAMYM MAULEN & PARIS HACHE. EQUIPO CREATIVO: ARDE

Actualizado: 10 ago 2021

Por Marcelo Velmar


 

Fue el “estallido” o “revuelta social” en Chile, que tuvo su punto álgido el 18 de octubre de 2019, el que generó las primeras voces ciudadanas, para transformar y refundar Chile, poniendo a las personas en el centro de las decisiones públicas. Este hito sociopolítico, es bisagra entre un antes y un después en la manera en que los ciudadanos han enfrentado el poder político, social y económico que ha marcado a generaciones.

En este contexto surge ARDE, de la mano creadora del poeta y académico Chileno, Tamyn Maulén, con la idea de convocar y aglutinar apoyo, para la opción de una nueva Constitución para Chile.Esta convocatoria inicial reunió a cientos de voces, para generar un gran texto colectivo. En una primera versión del año 2020, se podrá encontrar a importantes personalidades de las letras, del pensamiento, del arte y la cultura, dentro y fuera de Chile, tales como: Raúl Zurita (Premio Nacional de Literatura), a la poeta candidata al Premio nacional de Literatura, Elvira Hernández, al actor nacional Alfredo Castro, al pensador esloveno, Slavoj Žižek, entre muchxs más.

En esta ocasión, nos encontramos en “trece Mirlos” con Tamyn Maulén y Paris Hache, miembros del Equipo ARDE que han dado vida, a esta potente iniciativa artística y ciudadana, de cara a un nuevo Chile.


M. V. : ARDE nace para convocar apoyo de artistas a la opción “apruebo”, en el escenario de las demandas ciudadanas por una nueva constitución en Chile. ¿Ha surgido en este proceso creativo, o en el resultado observado, nuevas aristas que aporten al proceso constituyente?


T: El nuevo Chile que queremos construir no podría ser posible sin la participación de todes, y eso incluye a les creadores sin duda alguna. El alma de una nación la forjan sus artistas, la poesía de su gente. En el desarrollo del proyecto ARDE -tanto en Arde 1 y en Arde 2- surgieron no solo textos diversos, consignas de lucha, poemas y relatos de expresión y descontento, sino muchas propuestas para la Nueva Constitución. Son tantas que desde la primera página del libro saltan a la vista. A las ideas de paridad e inclusión, que hace mucho tiempo se veían tan lejanas y hoy son una realidad, podríamos decir que sobre todo se ha plasmado en los textos una gran demanda por incluir a la cultura -en sus diversas manifestaciones- como parte importante de las prioridades para el proceso constituyente. Darle al arte y a la cultura chilena el lugar que se merece, y no seguir dejándola abandona a su suerte como se ha hecho en las últimas décadas, donde cultura es sinónimo de un fondo concursable de bajo calibre y sin corazón. ¡Necesitamos devolverle el corazón al arte! Tenemos esperanza en este proceso de creación de una nueva constitución.


PH: Al lado de mi compañero Tamym y haciendo eco de sus palabras, no puedo sino sumarme a la idea

de una deuda con la cultura. Una deuda que ahondó en su brecha durante la crisis mundial de los últimos dos años. Sin embargo, hubo un momento anterior que impulsó la creación del proyecto ARDE y fue el estallido social. He vivido 30 años y hasta el momento no tenía recuerdo de un momento de tan honesta liberación, quizá, si hago el esfuerzo, encuentro un hito en mi memoria en donde un sujeto llamado Spencer Tunick, veinte años atrás, durante un invierno, reunió a 4 mil personas para que posaran desnudas en pleno Santiago, en medio del espeluznante y genuino frío de la capital. Pienso en estallido y pienso en liberación; pienso en desnudar el alma; en querer llorar porque al fin tengo la certeza de que hay un otro que comparte la misma vergüenza que yo, el mismo hastío, la misma rabia. Pienso en las feministas de la marcha del 8M, pienso en sus tetas al aire, pienso en la felicidad, pienso en ese millón de mujeres en Dignidad que abrieron las calles para lo que luego, cambiaría nuestra historia.


M. V. : El poeta y escritor peruano Mario Montalbetti, plantea que el “lenguaje verbal humano”, es el único que efectivamente permite preguntar y negar, pensar y resistir. En la generación de ARDE, se vislumbró este vínculo, entre el poder del lenguaje (la palabra escrita en este caso) para generar un espacio de “resistencia” al poder y al statu quo?


T: Creemos que hay muchos tipos de lenguajes y lo hermoso es pensar que podemos abrazarlos a todos

por igual, sin poner al ser humano por sobre los demás seres. Pensarnos como superiores lo único que ha hecho ha sido destruir nuestro entorno. No obstante, es cierto, tenemos la palabra, amamos la palabra, la palabra que esconde e ilumina, y es nuestra más bella arma, como dijo Miguel Hernández. Palabrarmas en la bella fusión que hizo Cecilia Vicuña. Y otra frase de ella para responder tu pregunta: “tu rabia es tu oro”. Creemos que toda la rabia acumulada por tantos años de desigualdad, muertes, violaciones y abusos, nos ha hecho no solo resilientes y luchadores, sino también creadores. Somos dueños del oro de las palabras. Nos hemos refugiado en el arte de la palabra para poder manifestarnos y, como bien señalas, ocuparlas en contra del poder operante. Quizás seamos ese señalado “país de poetas” porque en fondo lo que hacemos es resistir y luchar con lo que tenemos más mano, lo que nos hace libres y que jamás podrán robarnos: las palabras.


PH: A esto quisiera sumar que vale tan solo mirar, el enorme y maravilloso museo a cielo abierto que dejó el movimiento literario-artístico-resistente que nació del estallido social, para contemplar como la historia de una ciudad puede escribirse en sus paredes. ARDE rescata en sus libros, el movimiento de las calles a través de una muestra fotográfica cedida por el talento y la valentía de diversxs colaboradorxs.


M. V. : Imaginaron que esta iniciativa de cultura colectiva, artística y ciudadana, tendría una copiosa y extensiva recepción, por parte de diversos artistas de chile y el exterior?

T: Al iniciar ARDE sabíamos una sola cosa: su urgencia. Reinaba un clima de confusión y oscuridad informática por esos días, un ambiente de mucho temor en la ciudadanía debido a la prensa burguesa y sus catastróficos (¡y tan erróneos!) pronósticos de lo que podría significar un cambio en la Constitución para Chile. Frente a ese panorama de incertidumbre, pero a la vez muchas ganas de acción, sabíamos que teníamos que hacer algo. Había que actuar. No era el momento de ser otra vez los espectadores de la escena. Nunca lo hemos sido. El arte en Chile tiene una larga historia de compromiso y lucha social. Era el momento de tomar esa “bandera de Chile” que nos legaron tantas escritoras y escritores y convocar, unirnos y actuar. Sentimos que no podíamos quedarnos fuera (no solo como artistas y escritores sino que como ciudadanes) del momento histórico que estábamos viviendo. Fue así que le “echamos pa´ delante”, sin pensarlo mucho ni medir las consecuencias, pero con una gran convicción y energía, con mucho amor y fervor. Amor por Chile. Amor por la gente. Ya no se trataba de nosotres mismes. Se trataba de salir de nuestra burbuja del ego y aplicar toda la empatía posible con tanta gente, tantas generaciones anteriores que lucharon, tantos pueblos indígenas arrasados, tantos años de abusos y humillaciones, tantas madres, tantas marchas. Era el momento de alzar la voz por ellos y por los que vienen. Así lo hicimos y ARDE logró convocar tanto a ciudadanos como a grandes artistas y pensadores de Chile y el extranjero. Yo creo que esta honestidad brutal de actuar conmovió y muchxs se sintieron convocadxs.


PH: En Chile hay un grito a la necesidad de unidad. El círculo de escritorxs ha necesitado de ciertos hitos en la vida, lamentablemente trágicos, para llamarse convocados a este diálogo por un lugar común de trabajo. Creo que ahí hay un importante mensaje sobre la relevancia de trabajar por un proyecto que aúne los criterios de todxs aquellxs que son parte de este oficio: el oficio de contar la historia del mundo en que vivimos y queremos vivir.


M. V. : ARDE, se gesta en un escenario de convulsión y legítimas demandas ciudadanas. Una de ellas ha sido la generación de una Nueva Constitución para Chile. En este escenario, cómo observan y valoran los aportes de artistas y/o pensadores extranjeros?


T: Es muy importante. Sin artistas ni pensadores, sin el mundo de la ciencia y el saber, sin educadores, poco podemos esperar del futuro. En este sentido, el valor que estos universos puedan aportar a la Nueva Constitución es enorme y necesario. Tenemos mucha esperanza en este proceso. Que una machi del pueblo mapuche haya sido electa presidenta de la cámara de constituyentes es un símbolo muy poderoso. ¡Emociona! En este sentido, que gente de otras partes del mundo se haya sumado y nos haya apoyado reafirma que las cosas se están haciendo bien y que vamos por el camino correcto. Es un gesto de apoyo y un gran espaldarazo, una manera de entender que lo que está pasando en Chile con este proceso es único y los ojos del mundo están muy atentos a este cambio. Aún no lo procesamos, pero estamos siendo pioneros de una trasformación radical tanto en Latinoamérica como a nivel global. Chile le está dando un ejemplo al mundo de que otra forma de convivir es posible y que depende del pueblo organizado y luchador. La trasformación recién está comenzando y somos los protagonistas.


PH: Creo que el camino estuvo hecho desde mucho antes. Fueron lxs escritorxs y artistas chilenxs que vivieron el exilio los que colocaron a Chile en el ojo del huracán. Gracias a ellxs, la historia se lee distinta y es debido a ello que tal vez las miradas del mundo se posan en nuestro país.


M. V. : Los ejemplares de ARDE, serán compartidos o entregados a la Convención Constitucional, como un aporte de los artistas, a un sueño refundacional en el país?


T: Así es, el texto colectivo de ARDE se le entregará a les constituyentes como una hoja de ruta y a la vez


como un llamado de atención. Un llamado no solo a leer, sino a escuchar. Escuchar con atención las demandas de la gente y sus artistas. No se puede hacer más política de espaldas a la ciudadanía. Esa es una de las grandes enseñanzas de este proceso histórico.


PH: Si abro los libros de ARDE hoy, creo que si bien, hay muchos escritos que hablan de un nuevo país para construir, hay bastante que extraer de esos testimonios, de esas inspiraciones y de la memoria visual de los libros, que son retrato de una enorme belleza, pero también de una memoria dolorosa, de una manifestación de dolor que se expresa a través de la rabia, la efervescencia y el poder transformador de la resiliencia humana. Son registros literarios/visuales para contemplar con detenimiento y reflexión: esa es la tarea que enviamos a los constituyentes.


M. V. : El poeta Antonio Machado, expresaba que la poesía es arte de la temporalidad, “palabra en el tiempo”, pero a la vez, arte de la memoria. Existe también en ARDE, la intención de aportar a la memoria histórica, a partir del “estallido social chileno”, un artefacto de registro?


T: Machado siempre ilumina con sus palabras. Es cierto. Al expresarnos no solo estamos actuando en nuestro presente sino también dejando una huella en la memoria. Ojalá estos libros publicados por ARDE sean ese registro histórico al que puedan acceder futuras generaciones y ayude a reconstruir una lucha que aún tiene mucho camino por recorrer. Hay mucha conciencia histórica del momento que estamos viviendo, y eso es muy bello. Generaciones anteriores estaban tan desilusionadas y desesperanzadas que no supieron abrazar bien su presente. Hoy la ciudadanía comprende la fuerza del momento presente y eso nos da esperanza. La palabra escrita permanecerá, el grafiti rabioso quedará en la memoria, aunque lo pinten una y otra vez. Con ARDE intentamos contribuir con un granito de arena a esa nueva historia de Chile que estamos construyendo, al fin, entre todes. ¡Vamos por ancho camino!


PH: ARDE es un artefacto incendiario de la palabra, que une, como reúne el fuego.


M. V. : Una vez ya instalada, una convención constitucional electa y en ejercicio, Cuál es el próximo paso de ARDE, se vislumbran nuevos objetivos de trabajo en esta línea?


T: Claro que sí. Creemos con convicción que aún no se ha ganado nada y que este es solo el primer paso

para construir una sociedad mejor y un país con dignidad. Pero falta mucho. Hoy más que nunca tenemos que continuar activos y no caer en la pasividad. Mucho se habla de que hay al menos dos tipos de democracias: la democracia representativa (pasiva)y la participativa (activa). Por muchos años estuvimos envueltos en una democracia (malamente) representativa que nos condenó y que terminó por estallar. Debemos aprender de la historia y poner toda la energía en convertirnos en ciudadanxs activxs y participativxs. No podemos cruzarnos de brazos y dejar que otros hagan la pega mientras nos desentendemos. ¡Nunca más! Volveríamos a caer en lo mismo. Cuando decimos “Chile cambió” estamos diciendo “nosotres cambiamos”. Nada podremos construir si no somos consientes que el cambio empieza por unx mismx. Cada unx. Es así que seguiremos adelante cada vez que la circunstancia lo amerite. ARDE es una manera de ser en la acción. Queremos creer que este fuego no se apagará más y depende de nosotres mantener esta llama viva.-


 

Tamym Maulén (Santiago, 1985). Es autor de los libros SHHHHH (Paraguay, 2010) y PAF (Argentina, 2011). Creador del proyecto LEA (Laboratorio de Escritura de las Américas) desarrollado en Argentina, Alemania, Brasil, Bolivia, Chile, Colombia, Paraguay, España, México, China, con más de 40 libros colectivos publicados. Creador del proyecto editorial PorNos (Por Nosotrxs) y los proyectos acción colectiva ANTIYÓ y ARDE.

París Hache (Santiago, 1987). Periodista, Narradora visual, Storyteller. Trabaja El Arte de contar historias a través de la creación de contenidos socialmente responsables en diferentes medios. Editora de Ander Chilean Buks, proyecto de difusión y traducción de literatura chilena. Ha participado activamente en colectivos de escritura y publicaciones de los mismos.


Marcelo Velmar (Chillán, 1970). Ha publicado: Poemas a la carta (1995), luego vendrían: Pena de alumbramiento (1997), Mortales razones (Santiago 2009) y Estelado (2018)

Cuenta con inclusiones en diversas revistas literarias y antologías de poesía, tanto dentro como fuera de Chile. Su trabajo ha sido reconocido en diversos certámenes literarios del país. Algunos de los poemas de su libro Mortales Razones, son reconocidos con Mención de Honor y Mejor Poesía Extranjera en el Concurso Internacional de Poesía, Junín País 2010, en la República Argentina.

Destacada es también su labor, en los últimos años, como gestor cultura y promotor de diversos espacios de encuentro, para la difusión de la creación poética, de autores nacionales y extranjeros.





105 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo