Buscar
  • 13 Mirlos

LA AGENDA DE LOS AFECTOS


 

Por Tere Cruz


Si te tropezaste con La agenda de los afectos en medio de nuestra fatigada contingencia, sabrás muy pronto que estás frente a un hito mágico que te transportará a un nuevo destino, donde el comienzo y el final comparten un mismo campo, con el mismo misticismo con que se teje la vida y la muerte.


Su lectura en estos tiempos es como ir caminando por sobre una árida planicie y de repente divisar al horizonte un oasis mutante, que te invita a ir entrando y saliendo de las emociones con la misma velocidad con la que cambian sus paisajes, pero que retornan en algún punto a un mismo inicio. Entre tanta información y estimulación en la que nos vemos expuestos a diario, estos versos son destellos de inspiración, que dan ilusión de amor, encuentro y esperanza en el devenir incierto del futuro.


La escritura de José Luis Cáceres nos empuja a relacionarnos dentro de la dimensión de los afectos, los cuales no tienen origen ni caducidad en las eras, “tiempos de ninguna parte o lugares sin ningún tiempo”. Hay cierta universalidad en las expresiones e imágenes, que invitan a la complicidad, a la identificación, generando cercanía al punto de desenvolver una especie de refugio onírico. Su escritura es mutante, porque cambia, se muda, evoluciona, en una circularidad particular, donde parecieran los versos responderse unos con otros en distintas etapas, ya que -como el eco- quedan suspendidos dialogando en su reminiscencia.


El escenario es remoto, remite a la historia del ser humano dentro de un paraíso extinguido o un paraíso por extinguirse, en un tiempo no determinado. De principio a fin nos encontramos con la dimensión de la soledad, el silencio y la nostalgia, aún así las hojas no se tiñen de negatividad, pues hay un palpitar debajo de las maderas podridas, una especie de humus que pulsa entre la tierra y el abono. Las lombrices han descompuesto lo que no sirve, para dar aire y vida a la semilla de la poesía.


La agenda de los afectos contiene varios momentos punzantes, que te llevarán a zonas de abismos, grietas y derrumbes. Te perderás entre la eternidad de los espejos, al ir caminando en plena noche detrás de las luciérnagas o al dejarte flotar sobre los troncos en el río, porque existe una confianza ingenua que le gana a la incertidumbre que todo lo cubre, una pulsación intuitiva e involuntaria que no permite soltar su lectura, queriendo uno hasta el final descifrar sus enigmas circulares.


Al finalizar el libro, sentirás que te quedaste en él o este en tu memoria, como el brote de la poesía sobreviviendo tempestades.

 

Teresita Cruz-Montt (Santiago, 1988) . Licenciada en Literatura Creativa de la Universidad Diego Portales, se dedica a trabajar de manera freelance en redacción y edición de textos, corrección de estilo y transcripción de audios. También es Técnica en Fotografía de Fotodesign Chile, enfocada en retratos, productos y registros artísticos. Además se ha desarrollado como ambientadora en publicidad. De vocación poeta, artista, performera. Actualmente desarrollando su primera publicación de poesía e incursionando en el área del guion.


Jose Luis Cáceres Dupré (Santiago, 1986). Es actor, dramaturgo y poeta, director de cine y teatro. Egresa de la escuela Teatro Imagen dirigida por Gustavo Meza. Participa de los seminarios de dirección teatral y cine documental en la Universidad de Chile con Marcos Guzmán y Patricio Guzmán. Ha escrito y dirigido una decena de obras de teatro desarrollando un particular estilo (Territorios , Infierno , La furia de los amontonados, El cañaveral, Jóvenes sensibles, Cronología del olvido, Mal parido, Las lágrimas del viento y Animales ópticos ) Paralelo a esto, escribe y dirige los cortometrajes (Pueblo hundido , El reflejo , Wet, Cadáver exquisito). El 2020 realiza su primer largometraje (Las coordenadas de la indiferencia). Se ha dedicado a la pedagogía teatral en escuelas de riesgo social en Batuco y La Pincoya. Su primer poemario:


64 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo