Buscar
  • 13 Mirlos

REDOLÉS: 5 POEMAS DE CHILEAN SPEECH / CHILEAN ESPICH


 


Ideas perniciosas



Los chilenos le temen a la CIA.


Cuando un inglés se interesa mucho en cosas chilenas los chilenos dicen:

“debe ser de la CIA”

sobre todo si habla bien español y se interesa en cosas de chilenos.


Sin embargo la CIA existe.

Oh yes!





Las encomiendas


Algunos somos lo suficientemente jóvenes

como para tener madres.

Por eso a veces los carteros ingleses

golpean con los pies nuestras puertas

y traen inmensas encomiendas de Chile.

Dicen

“somos los carteros y traemos encomiendas”

entonces nosotros

“pasen a tomarse un cafecito”

y ellos

“no, no, somos ingleses y trabajamos de 8 a 12”

y nos dejan paquetes amarrados con mucha fuerza

y grandes letras

muy marcadas como

si las madres temieran que el avión perdiera el rumbo

y las encomiendas fueran a parar a manos de algún africano

costarricense o florentino de parecido nombre al nuestro.


Pero eso no es todo, no es ni la mitad

las encomiendas traen pequeños milagros

traen retazos de luces y aromas traen

fieles formas de sombras preconcebidas

por nosotros traen suciedades para

el alma del que todos sabemos.


Sí, acá llueve firme y

el exilio no puede impedir que las madres

nos envíen encomiendas

con gruesas letras y cáñamo

escogido.



Chaos


es penoso cuando una persona se baja del bus

y mira a la que quedó arriba para hacerle chao

y la que quedó arriba mira para otro lado


es penoso cuando una persona se baja del bus

y no mira a la que quedó arriba haciéndole chao

y camina mirando como en distracción


es rico cuando una persona se baja del bus

y mira de reojo a la que quedó arriba

para hacerle chao

y la de arriba mira para abajo de reojo

a la que va por la vereda distraída de reojo

y ambas se descubren y se hacen chao


es fome cuando una persona se baja del bus

y hace chao chao a la de arriba que

hace chao chao


son posibles otras variaciones?

(tarea para la casa)



Las nutrias

(a luiscastellón, casicazadordenutrias)


Las nutrias no se matan en guerras nutricidias

Las nutrias no beben alcohol, solo agüita

Las nutrias no fuman ni toman drogas


Las nutrias visten su propia piel

Jamás se les pasaría por su mente de nutria matar a un ser humano

Para hacerse un abrigo de humano


Las nutrias no se quedan dormidas viendo televisión

Las nutrias no hacen películas


Las nutrias no torturan a otras nutrias ni las hacen desaparecer


No tienen la tecnología ni la inteligencia como para hacerlo


Las nutrias no juegan rugby ni compran acciones


Las nutrias no tienen lucha de clases

Las nutrias no se dividen en clases sociales

Las nutrias no viven de la plusvalía producida por otras nutrias


Las nutrias no conducen vehículos motorizados

Ni castigan al planeta


Las nutrias no pueden desencadenar la hecatombe nuclear


A lo mucho una riña entre una nutria madre celosa con sus nutritos

Y un nutrio padre despechado


A las orillas del lago Ofqui en Sudamérica

O en una playa al norte de Escocia


Pero nada de hecatombes nucleares


No tienen la tecnología ni la inteligencia como para hacerlo



Volverá el futuro


Volverá el futuro

con una certeza de piedra y fuego

con una precisión de arañas y lluvia


Volverá el marinero primero Ernesto Zúñiga

a correr semidesnudo desde su celda

hacia las duchas

de la Cárcel pública de Valparaíso


antes de morir acribillado

en una calle de Santiago


Volverá Alicia Ríos a doblar una esquina

cerca de Finsbury Park, Londres, N4


antes de morir despedazada

en una calle de Santiago


Volverá el futuro

porfiado como raíz, como hueso

inmaculado como toda la tierra


Volverá el futuro

con la muerte de sus jóvenes

conquistada en el asombro


devuelta a su vulgaridad

ordinaria irá junto a nosotros


cuando vuelva el futuro


preciso como grillo cantando


certero


en el silencio/ en la noche de luz


 

Mauricio Redolés (Santiago, 1953). Poeta y músico, es autor, entre otros legendarios trabajos musicales, de Bello Barrio (1987), Química (de la lucha de clases) (1991), ¿Quién mató a Gaete? (1996), Cachai Reolé? (2008) y One, Two, Tres, Cuatro (2013). Entre sus publicaciones de poesía se cuentan Notas para una contribución a un estudio materialista sobre los hermosos y horripilantes destellos de la (cabrona) tensa calma (1983), Chilean Speech (1986), Estar de la poesía o el estilo de mis matemáticas (2000) y, bajo el heterónimo de Marcelo Reyes Khandia, Los versos del sub-teniente o Teoría de la luz propia (2011).

41 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo